Santa Cruz Limpia

El Blog de Santa Cruz Limpia

Uno de los principales problemas que afectan al medio ambiente en la actualidad es la acumulación de basura elaborada con plásticos derivados del petróleo (PET) que se generan a nivel mundial. Solo en EEUU se usan 50 mil millones de botellas de plástico al año y se reciclan únicamente el 23% de ellas. Además, este producto puede tardar más de mil años en degradarse lo que supone un gran perjuicio para el medio ambiente.


Ante este problema, tres jóvenes emprendedores, el español Rodrigo García González y los franceses Guillaume Couche y Pierre Paslier, han creado Ooho! el agua que se come, a través del Skipping Rocks Lab, un laboratorio londinense que trabaja para crear envoltorios sostenibles a partir de materias naturales extraídas de plantas.

Ooho! es un producto que cuenta con un revolucionario envase elaborado a partir de algas y cloruro cálcico que encapsula el agua bajo una membrana igual que lo hace la fruta o las propias células de nuestro cuerpo. El envase puede ingerirse después de haber extraído el agua o tirarse ya que, por su composición, es totalmente biodegradable y solo tarda entre cuatro y seis semanas en desaparecer.

Para producir Ooho! se consume cinco veces menos CO2 y nueve veces menos energía que para fabricar botellas de agua. También es más barato puesto que el 90% del coste de una botella de agua es el propio envase de plástico. Tanto es así que obtener una unidad de 250 ml de Ooho! cuesta dos céntimos de euro.

Las esferas que contienen el agua se crean gracias a la esferificación, una técnica que encapsula líquidos en un envoltorio de textura gelatinosa que surgió en los años 50, pero no fue hasta principios de este siglo cuando se aplicó a la gastronomía gracias al cocinero español Ferrán Adriá y su equipo del El Bulli.

La intención del proyecto es reducir al máximo el uso del plástico y, para ello, sus inventores planean desarrollar nuevos productos, utilizando la misma fórmula biodegradable de la membrana, que contengan otros tipos de líquidos como bebidas con gas o alcohol.

Además ya se están desarrollando membranas más duras y gruesas para poder distribuir paquetes de agua de mayor tamaño y una doble membrana para poder introducir entre ambas una etiqueta que facilite su comercialización.

España ya recicla más plástico del que sus habitantes depositan en vertederos, según se refleja en un estudio realizado por la entidad sin ánimo de lucro de la industria del plástico Cicloplast, confirmando que la economía circular está funcionando y que la cadena de valor de este material incorpora cada vez más los plásticos reciclados a la fabricación de nuevos productos.


Así, en el Estudio Anual del Reciclado de Envases de Plásticos en los hogares españoles de Cicloplast se pone de manifiesto que en 2018 se han reciclado un total de 571.900 toneladas, lo que supone un 9,1% más que el año anterior.

De este modo, cada ciudadano español ha reciclado 12,3 kilos de envases plásticos domésticos, lo que representa un kilo más por habitante que en 2017 y nueve veces más que en el año 2000.

Los datos indican que los hogares de casi todas las comunidades autónomas han aumentado el reciclado de plásticos del hogar. La Comunidad Valenciana es líder en reciclado, con 14,9 kilos por habitante, seguida por País Vasco con 14,6 kg/hab, Canarias con 14 kg/hab, Cataluña y Andalucía con 3,5 kg/hab, y Castilla-La Mancha con 12,6 kg/hab.

En el ranking europeo, España sigue siendo, por cuarto año consecutivo, el segundo país de Europa que más envases plásticos recicla en el hogar, situándose por encima de países como Italia, Reino Unido, Suecia y Francia.

Sin embargo, a pesar de este avance, España todavía está lejos en cuanto a tasa de reciclado a nivel europeo. En 2017, el índice de reciclado de todo el plástico fue del 41 por ciento y el objetivo de Cicloplast es pasar a ser un 0%, que el reciclado aumente lo más posible para que sea un reciclado eficiente y que el resto se aproveche como valorización energética.

Así, la tasa de reciclado de todos los envases plásticos (domésticos, comerciales e industriales) sube un 48%, lo que significa estar muy cercano al nuevo objetivo marcado por la Unión Europea, que supone llegar al 50% en 2025. Sin embargo, el sector apuesta por un incremento mayor del reciclado para que al vertedero llegue el 0%.

Entre los retos pendientes, Cicloplast defiende que hay que empezar por el ecodiseño de los productos plásticos que faciliten su reciclabilidad, optimizando la clasificación y el reciclado además de impulsar la demanda de material reciclado a través de medidas económicas.

La entidad asegura que, según varios estudios, el 80% de los plástico que acaban en el mar proceden de la tierra, aunque solamente el 1% de los residuos marinos proviene de Europa. Asimismo, añade que el 50% del abandono mundial de basuras es generado por solo cinco países asiáticos.

Publicado en Campañas
Viernes, 31 Mayo 2019 13:23

Reciclar, también en verano

Verano es sinónimo de sol, playa, montaña, actividades de ocio y de relajación para disfrutar de las vacaciones. Sin embargo, de la misma manera que los expertos recomiendan cada año antes de iniciar la época estival no abandonar los hábitos saludables, la misma recomendación se hace extensiva a otros aspectos como, por ejemplo, el cuidado del medio ambiente. Y es que, según diferentes estudios y encuestas, el hábito del reciclaje desciende durante el verano en un 12%.


Por otra parte, durante la etapa veraniega se incrementa el consumo de todo tipo de envases puesto que, con el aumento de las temperaturas, también aumenta considerablemente la ingesta de bebidas y otros alimentos líquidos, así como las actividades estivales de ocio. Además, desplazarse a la playa, a la montaña, a un concierto o de ruta turística, propicia no solo un mayor consumo de comidas preparadas, sino que también se produce una mayor utilización de otro tipo de envases, como los relacionados con los productos de higiene y cosmética.

En este sentido, durante el verano se utilizan en mayor medida envases como botellas de agua y otras bebidas refrescantes, bolsas de supermercado, envases de zumos y similares, bandejas de alimentación de libre servicio, envases con productos de higiene personal y de cremas solares, cubiertos, vasos y platos de plástico, gafas de sol, etc.

Con todo esto, los motivos que hacen que descienda el hábito de reciclaje durante el verano son los cambios de residencia, que conlleva no disponer de cubos domésticos de separación de residuos, así como la mayor dificultad para acceder a los contenedores. Por estos motivos, las cifras de reciclado caen un 12% en verano respecto al resto del año.

Con el objetivo de reducir ese porcentaje de abandono de los hábitos de reciclaje durante los meses de más calor, existen una serie de serie de consejos y recomendaciones para continuar reciclando en verano.

En primer lugar, cuando se produzca un cambio temporal de residencia para disfrutar de las vacaciones de verano, en el nuevo destino basta con buscar y localizar los contenedores más cercanos y preparar algún tipo de solución si no existen cubos separadores de residuos.

En relación a las actividades de ocio, en la playa, en la montaña o a cualquier otro lugar, no hay que tirar la basura generada al suelo, sobre todo los residuos plásticos. En su lugar se puede acumular en bolsas para luego depositarla en un contenedor adecuado.

Con respecto a las bolsas de plástico o determinados tipos de envases como bandejas de alimentos, son elementos que se se pueden reutilizar más de una vez, hacer uso de ellos cuanto sea necesario y luego depositarlos en un contenedor para su reciclaje.

Además, también resulta muy adecuado aprovechar estos periodos para concienciar a las personas del entorno más próximo sobre la importancia de reciclar en verano, y así contribuir entre todos al cuidado del medio ambiente.

El cuidado del medio ambiente es un asunto global, pues las consecuencias de no cuidar el planeta afectan a todo el mundo de la misma manera. Por ello, es indispensable poner en práctica pequeñas eco-acciones para tratar de acabar o al menos minimizar la contaminación.


De esta manera, surge un movimiento a nivel mundial que pretende eliminar el envase de cartón que guarda el tubo de la pasta de dientes, con el fin de erradicar el daño ambiental que éste ocasiona.

Sin lugar a dudas, el uso de los dentífricos es general, está en la lista de la compra de cada familia. Por ello, el impacto que sufre el medio ambiente para fabricar la caja de cartón que lo envuelve es elevado y, a su vez, innecesario. Lo realmente importante del producto es el interior, el paquete únicamente tiene la función de envolverlo. Su poca utilidad se ve reflejada a la hora de utilizar la pasta por primera vez, ya que se tiende a sacar el tubo de la caja y directamente tirar ésta a la basura.

Es por ello que algunos países han querido poner fin al empaque. Islandia es pionero en realizar acciones ecológicas de este tipo. Han conseguido comercializar el dentífrico sin el envoltorio de cartón.

Pero esto no quiere acabar aquí. Las acciones para potenciar esta iniciativa se están generalizando para conseguir no solo eliminar el envoltorio en un país en concreto, sino para que la acción se lleve a cabo en otros. Todo con un fin claro: contribuir a la mejora ambiental.

Página 1 de 11

Localización

Avda. Tres de Mayo, 40 2º
38005 Santa Cruz de Tenerife

Cómo llegar en guagua: líneas urbanas 232, 233, 238, 905, 920, 921, 934, 937

Contacte con nosotros

Contacte y resuelva sus dudas

  • Teléfono: 922 224 849