Santa Cruz Limpia

El Blog de Santa Cruz Limpia

25 Marzo 2019

La empresa valenciana Grupo Delax ha fabricado las primeras unidades del mundo de un colchón cien por cien reciclado, en los que ha utilizado materiales procedentes de la propia industria para su elaboración, lo que permite alargar su vida útil y rebajar un 60% su coste, además de suponer una novedad absoluta en el mundo del descanso.


En concreto, estos colchones están confeccionados con un 95 % de materia prima reciclada, sobre todo espuma de poliuretano, recogida en vertederos de colchones fuera de uso, en este caso en el vertedero de Caudete de las Fuentes (Valencia)

Grupo Delax pretende comercializar antes de dos años la primera colección de estos colchones que ha denominado Save the Planet.

Este producto innovador se enmarca en el proyecto europeo Urbanrec, cuyo objetivo es reducir y reciclar los 19 millones de toneladas de residuos voluminosos como los muebles y los colchones que se generan cada año en Europa.

En el proyecto Urbanrec participan 21 entidades de siete países que prueban los resultados de sus proyectos en ciudades de cuatro regiones europeas: provincia de Valencia (España), Flandes (Bélgica), Varsovia (Polonia) e Izmir (Turquía).

Con su participación en este proyecto, la Comunidad Valenciana se ha convertido en un referente de innovación por la elevada participación de entidades. El consorcio que ha promovido esta iniciativa está coordinado por el Instituto Tecnológico del Plástico, Aimplas y, además de Grupo Delax, participan las empresas Ecofrag de Ontenient y Blueplasma Power de Castellón, e instituciones como la Diputación de Valencia y el Consorcio Valencia Interior.

Además del reciclaje de los colchones, dicho consorcio trabaja en otros proyectos que abarcan el plástico, el pegamento o la madera, y se enmarcan en el modelo de economía circular que propugna reutilizar de nuevo los materiales desechados en la industria.

20 Marzo 2019

Reciclar una bombilla usada evita la emisión de diez kilos de CO2 a la atmósfera. Se trata de una cantidad nada despreciable si tenemos en cuenta que en España se tiran a la basura alrededor de 50 millones de bombillas al año y unos 7.000 millones en todo el mundo.


Entre los productos de iluminación que pueden reciclarse se encuentran tubos fluorescentes, bombillas de bajo consumo, bombillas halógenas, bombillas incandescentes convencionales, bombillas incandescentes reflectoras, LEDS, luminarias, rótulos luminosos y luminarias de emergencia.

Estos productos están compuestos por materiales que se pueden recuperar y reciclar puesto que la mayoría tienen un 94% de cristal, 5% de metales y plásticos y 1% de polvo de fósforo. Además, las lámparas poseen en su interior pequeñas cantidades de mercurio y plomo, que se tienen que controlar para evitar su emisión. En cualquier caso, el proceso de reciclaje de todas estas lámparas comienza depositándolas en el punto limpio más cercano.

Los beneficios ambientales y económicos del reciclaje de dichos residuos son muchos. Sus materiales son muy escasos como materia prima y, con su recuperación, se evita la sobreexplotación de recursos naturales. Su reciclaje impide, además, un importante impacto ambiental. La fabricación de productos de aluminio, plástico y vidrio a partir de materias primas nuevas consumen más energía que la fabricación de aparatos a partir de los mismos materiales reciclados.

Cada tipo de luminaria se recicla de un modo diferente aunque, en general, todas pasan por distintos procesos de separación de sus componentes, seguidos de diferentes procedimientos de tratamiento, físicos y químicos, que devolverán a cada producto de nuevo a la cadena de montaje para la elaboración de todo tipo de bombillas.

11 Marzo 2019

La Real Sociedad de Fútbol ha querido aprovechar los desechos de las cáscaras de pipas que se producen en su estadio, Anoeta, durante sus partidos, para reutilizarlo como abono en las huertas de Gipuzkoa. Las cáscaras son residuos que no reciben ningún tipo de tratamiento y acaban en los vertederos. Por ello, con esta iniciativa pionera en los campos españoles, como asegura el director de la Fundación Real Sociedad, Andoni Iraola, se quiere dar valor a estos desperdicios.


En los 42 recintos de clubes que juegan en Primera y Segunda División, se consumen en todo el año unas 100 toneladas de pipas, y más del 70% de ellas acaban tiradas en el graderío, según datos recalados por la Real Sociedad. Por esta razón, en los últimos encuentros del conjunto donostiarra en casa, se han repartido entre los asistentes recipientes biodegradables de color naranja para depositar las cáscaras de las pipas, para contribuir así a la causa ecológica.

El club lanzó una campaña llamada “De Anoeta a las huertas de Gipuzkoa” para concienciar a los aficionados y que depositen las cáscaras en el recipiente que el club les facilita y, a la conclusión del partido, tiren estos en los contenedores habilitados para la causa.

De esta forma, la iniciativa se llevó a cabo en un primer momento en algunos sectores del estadio y, gracias a su gran acogida, se implantó en todos en los partidos venideros.

Los residuos serán tratados por la empresa Ekotrade, que mezcla dichos residuos con otros frescos de las huertas en pilas de compostaje. Así, entre 9 y 12 meses después se consigue un “abono fertilizante” que se puede utilizar para el consumo agrícola.

Al final de la temporada se calcula que las pipas de Anoeta podrían transformarse en 30 toneladas de abono natural, que, una vez obtenido, se distribuirá por las 1.200 parcelas de agricultura ecológica que están repartidas por Gipuzkoa, consiguiendo así que el territorio sea cada vez más sostenible.

08 Marzo 2019

El cuidado del medio ambiente es un asunto global, pues las consecuencias de no cuidar el planeta afectan a todo el mundo de la misma manera. Por ello, es indispensable poner en práctica pequeñas eco-acciones para tratar de acabar o al menos minimizar la contaminación.


De esta manera, surge un movimiento a nivel mundial que pretende eliminar el envase de cartón que guarda el tubo de la pasta de dientes, con el fin de erradicar el daño ambiental que éste ocasiona.

Sin lugar a dudas, el uso de los dentífricos es general, está en la lista de la compra de cada familia. Por ello, el impacto que sufre el medio ambiente para fabricar la caja de cartón que lo envuelve es elevado y, a su vez, innecesario. Lo realmente importante del producto es el interior, el paquete únicamente tiene la función de envolverlo. Su poca utilidad se ve reflejada a la hora de utilizar la pasta por primera vez, ya que se tiende a sacar el tubo de la caja y directamente tirar ésta a la basura.

Es por ello que algunos países han querido poner fin al empaque. Islandia es pionero en realizar acciones ecológicas de este tipo. Han conseguido comercializar el dentífrico sin el envoltorio de cartón.

Pero esto no quiere acabar aquí. Las acciones para potenciar esta iniciativa se están generalizando para conseguir no solo eliminar el envoltorio en un país en concreto, sino para que la acción se lleve a cabo en otros. Todo con un fin claro: contribuir a la mejora ambiental.

06 Marzo 2019

Con el objetivo de fomentar la participación colectiva, la empatía y la integración social, el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria en Tenerife, ha inaugurado un huerto terapéutico creado como actividad complementaria para los pacientes que se encuentran ingresados en la Unidad de Internamiento Breve del servicio de Psiquiatría.


La iniciativa, coordinada desde la supervisión de la enfermería, la terapeuta ocupacional de salud mental y la dirección del centro, se plantea como una actividad que complementa el tratamiento farmacológico y psicoterapéutico que reciben los afectados.

La actividad se encuentra ubicada en la terraza de la Unidad de Internamiento Breve, donde se han creado seis módulos de jardinería. En ellos, los pacientes acuden de forma conjunta, divididos en grupos, para garantizar el buen cuidado de los productos del huerto. En él ya se han podido sembrar plantas aromáticas, verduras y frutas.

La iniciativa ha tenido una gran acogida por parte de los usuarios de la unidad de salud mental, que siguen la evolución de los productos plantados a diario.

El servicio de Psiquiatría del Complejo Hospitalario Nuestra Señora de Candelaria lleva a cabo servicios similares para los pacientes que sufren este tipo de patologías, ya que el Centro de Día de Rehabilitación Psicosocial Santa Cruz-Salamanca dispone de un huerto, talleres de jardinería y de agricultura, para favorecer su recuperación.

Localización

Avda. Tres de Mayo, 40 2º
38005 Santa Cruz de Tenerife

Cómo llegar en guagua: líneas urbanas 232, 233, 238, 905, 920, 921, 934, 937

Contacte con nosotros

Contacte y resuelva sus dudas

  • Teléfono: 922 224 849